El Diario de Curwen Miércoles, 19 octubre 2016

Que no se nos olvide nunca que estos tres hombres entregaron sus vidas por salvar las de otros

12341181_10153281664977157_7203179382949099259_n

Casi todos los medios coinciden en que el incendio empezó, aproximadamente, a las siete de la noche. El humo que salía de la fábrica de zapatos en llamas era negro y se debía a la quema de materiales altamente inflamables. A las ocho de la noche comenzaron a llegar las unidades del Cuerpo General de Bomberos. En total, fueron veinte unidades las que lograron formar un perímetro alrededor del fuego. La intención, como luego lo revelaría el comandante Manuel Vera, era atacar por dos frentes.

Docenas de bomberos comenzaron a luchar contra las llamas, pero tres de ellos tenían una misión especial. Eduardo Jiménez, Alonso Chanduví y Raúl Sánchez eran bomberos que habían recibido formación especial en rescate de estructuras incendiadas, eran hombres que formaban parte de la brigada especializada en el rescate de personas atrapadas. Cuando una estructura se encuentra incendiándose, lo primero que se tiene que hacer es entrar para rescatar a las personas. Antes de empezar a maniobrar las máquinas, antes de apagar el fuego, antes de hacer cualquier cosa, los bomberos deben entrar para ver si alguien se encuentra en peligro.

Y eso fue lo que hicieron. A las nueve de la noche, el comandante Vera anunció que los tres hombres se encontraban desaparecidos. El resto de bomberos empezó a trabajar para apagar el fuego y se anunció que no sería un trabajo fácil: debido a la inmensa cantidad de material inflamable, se informó que serían necesarias unas diez o doce horas para lograrlo. Efectivamente, hoy, a las siete de la mañana, recién se confirmó que todo había acabado. Pero las buenas noticias duraron muy poco. Una vez acabado el desastre y removidos los escombros, se encontraron tres cuerpos y se confirmó que eran los tres bomberos desaparecidos. Detallar las condiciones en la que fueron hallados es innecesario y poco humano. Dos de ellos tenían poco más de seis meses en la compañía. Alonso tenía 25 años de edad. 

Los homenajes y las ceremonias empezaron desde entonces. El Cuerpo General de Bomberos encendió las sirenas de sus unidades y saludaron los actos heroicos del subteniente Salas, el teniente brigadier Sánchez y el seccionario Jiménez. César García, comandante CGB, declaró para la prensa y confirmó lo que todos ya hemos escuchado un centenar de veces: que el Estado los tiene casi abandonados, que no reciben un sueldo, que no tienen beneficios y que sus equipos no se renuevan desde hace mucho. Es la primera vez en ochenta años que un bombero muere en batalla. 

Pero también dejó algo muy en claro, algo que ninguno de nosotros debería olvidar jamás: estos hombres murieron tratando de salvar vidas que nunca encontraron. Fue García quien explicó que su principal función, más allá de apagar incendios, es la de rescatar a las personas que puedan encontrarse en peligro. Desde el primer día, el bombero sabe que esa será su labor. Por encima de los obstáculos. Por encima del abandono del Estado. Por encima de sus propias vidas.

La Ley Nº 29582 fija el monto para el beneficio de seguro de vida o compensación extraordinaria para el Cuerpo General de Bomberos. Este monto, que asciende a 15.5 UIT, será designado a la familia del bombero caído. Hasta entonces, no recibirá nada. No hay sueldo, no hay beneficios ni remuneraciones. Aun así, hay hombres como Eduardo, Alonso y Raúl, que están dispuestos a ponerse el uniforme.

La imagen de arriba no es referencial, es una imagen tomada por Alonso y publicada en su cuenta personal de facebook. El 5 de diciembre del 2015, la madre de Alonso le dejó una nota, acompañada de su casco y un pequeño camión de bomberos de juguete. La nota decía:

“Querido hijo

Es un privilegio que te otorga la vida el “descubrir” a temprana edad lo que te gusta, te hace feliz y para lo que eres bueno.

No dejes, cada uno de tus días, de aprender más, ponerlo en práctica y entregar lo mejor de ti.

Porque:
La gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste pero nunca olvidará como los hiciste sentir.

FELICE GIORNO POMPIERE

Para mi eres el mejor.
Te ama”

Mamá
05/XII/2015

Que no se nos olvide nunca que estos tres hombres entregaron sus vidas por salvar las de otros.