El Diario de Curwen Viernes, 22 diciembre 2017

La vacancia nunca se trató de PPK

Foto: Twitter

Foto: Twitter

Kuczynski mintió. Dijo que no había trabajado con Odebrecht pero sí lo hizo. El presidente no solo mintió en sus declaraciones: también lo hizo por escrito cuando envió sus respuestas a la Comisión Lava Jato. Los documentos de Westfield y First Capital deben ser revisados con mesura y detenimiento.

Y a pesar de todo esto, qué gusto me da que continúe en el cargo. La vacancia nunca se trató de PPK. La vacancia nunca se trató de sus vínculos con Odebrecht. La “moral” o la “falta a la verdad” le importó poco a las bancadas interesadas en removerlo de su puesto. Esto nunca se trató de mentiras sino de las verdades ocultas de los autores de la vacancia.

Fuerza Popular se encuentra rodeada por investigaciones fiscales. Por primera vez en la historia, un partido acostumbrado a zurrarse en la justicia está preocupada por lo que pueda suceder. El fiscal José Pérez ha demostrado que está investigando de verdad y los allanamientos a los locales naranjas es prueba fehaciente de que algo ha encontrado.

Ayer, durante la sesión del pleno del Congreso por la vacancia presidencial, Kuczynski y su abogado tardaron tres horas en dar sus descargos y argumentos. El presidente mostró documentos nuevos, brindó nuevos descargos y su abogado cuestionó que no se esté llevando el debido proceso.

Curiosamente, todos los congresistas fujimoristas ya contaban con un guion preparado. Todos leyeron un discurso impreso que llevaron el mismo día. En el colmo de la vergüenza, los guiones escritos contenían frases como “su abogado no ha sabido explicar tal punto”. Antes de siquiera escucharlo, el partido fujimorista ya tenía por seguro que nada los haría cambiar de parecer.

Pero sí hubo algo que hizo cambiar de parecer a nueve de ellos: una llamada del expresidente Fujimori desde Barbadillo. La promesa de un indulto arruinó los planes del mototaxi que, en este momento, ha perdido su tesoro más preciado: la mayoría parlamentaria. Ya no son 73, tampoco son 71: hoy son 62.

La izquierda del Nuevo Perú fue consecuente y se abstuvo de votar. El partido oficialista votó en defensa de su líder y está bien que sea así. El Frente Amplio de Marco Arana, el Apra, Victor Andrés García Belaunde, Julio Rosas y Fuerza Popular han quedado como los autores del golpe más bochornoso de la historia. Ni con arreglos bajo la mesa pudieron tumbarse a un político tan débil como PPK.

Pero no hay que ser mezquinos: ayer sí hubo un golpe y ocurrió dentro del fujimorismo. Kenji Fujimori ha sido coronado como el nuevo rey del legado de su padre y ya cuenta con bancada propia. El presidente le debe la vida a Kenji y, por lo mismo, tiene una deuda pendiente con él. Todos sabemos cuál es.