El Diario de Curwen Lunes, 19 octubre 2015

Las elecciones internas más difíciles del Apra: Alan García vs Alan García

12167632_10206849407086002_816345224_n

Sede aprista en Magdalena del Mar. Foto: Útero.pe

La principal razón que ocasionaba la congestión vehicular en una de las calles más concurridas de Magdalena, era que ese día se desarrollaban las elecciones internas del Apra. Decenas de personas vestidas con camisa blanca cual comercial de detergente posaban para las fotos con pañuelo en mano, mientras que algunas otras sufragaban en las urnas ubicadas debajo de un toldo verde. Incluso, algunos de los electores, al propio estilo de votaciones municipales y presidenciales, mostraban su cédula al concluir con su elección.

Pero algo no me quedaba muy claro, de verdad no entendía cuál era la intención de las elecciones internas de un partido con un solo precandidato inscrito. ¿De verdad tendría que elegir entre Alan García y Alan García?, ¿era posible que los militantes apristas hayan organizado y colocado casi cuarenta puntos de votación en Lima solo para votar por Alan? La propaganda que decoraba el lugar mostraba a dos personas en una cédula, algo que daba a entender la disputa de dos candidatos.

Decidí acercarme y preguntar qué era lo que necesitaba (sabiéndolo de antemano) para poder participar de estas elecciones. Me dijeron que mi DNI era más que suficiente. Entregué mi documento, esperé a que apunten mis datos y me entregaron la cédula. Fue ahí donde entendí todo: estas no eran elecciones internas para elegir al candidato presidencial, el Apra realizó toda una parafernalia para elegir a los delegados que participarán en los comicios de la plancha presidencial. Los “candidatos” eran Roly Gomez, “Ingeniero Empresarial” (sí, ese era su chaplín porque la publicidad no tenía nombre) y un tercero que no logro recordar.

12115915_10208132883269753_7690959685782703668_n

El oponente de “ingeniero empresarial”.

Colocar  carteles que sugieren elecciones internas para una candidatura presidencial, cuando en realidad se trata de elecciones para delegados distritales, parece ser una treta astuta por parte del aprismo. Mucha gente pensará que se trató de elecciones democráticas y que Alan fue elegido como candidato por una ficticia mayoría de votos; otros tantos (entre los cuales me incluyo) deben haber quedado bastante confundidos con estas elecciones. Colocar un cartel que anuncia “elecciones libres”, rodeada de fotos de Alan y de otros individuos, parece diseñada para el engaño.

Al terminar de votar, un amable señor se acercó para ofrecerme la inscripción al partido. “Alan sale el otro año, eso está cantadito”, aseguró muy simpático. Solo atiné a sonreír y le dije ahorita no, joven que por el momento no tengo intención alguna de pertenecer a ningún partido político (que es verdad). El amable sujeto insistió y comenzó con una cháchara propia de testigo de Jehová. Pese al incómodo momento, mantuve mi buen ánimo junto con mi respuesta negativa. Muchas personas encontramos un poco “palomillas” estas elecciones; algunos lo tomaron con sentido del humor, mientras que otros documentaron su experiencia de la misma forma. 

12119139_10207622368828131_167439132288247764_n

¡Qué difícil resultará el conteo! Leyenda: Diana Bazán. Foto: tomado del Twitter de @fchzk

Así también, en vista de las elecciones de un solo candidato, algunos prefirieron recurrir a la ironía.

“Los candidatos favoritos son los Alan García y Alan García. También están en competencia Alan García, Alan García y Alan García. Un poco más atrás, con menos opción, se perfila Alan García. Pero podría dar la sorpresa, ojo. Todo depende de cómo se distribuya el voto ciudadano: en Lima podría ganar Alan García, mientras que en provincias se podría imponer Alan García. Un factor importante: saber si el voto joven irá a Alan García o a Alan García.”

Si bien el JNE y la ONPE son quienes solicitan la realización de estas elecciones internas, los partidos políticos parecen haberle encontrado la trampita y haber aprendido a utilizarla apropiadamente. En los próximos días, seremos testigos de otras elecciones igual de feroces: Keiko versus Keiko, Acuña vs Acuña, PPK vs PPK y así, sucesivamente.