El Diario de Curwen , noticias Martes, 20 diciembre 2016

Así es como el Congreso se gasta nuestra plata (VIDEO)

La entrevista entre Milagros Leiva y la primera vicepresidenta fujimorista del Congreso, Rosa Bartra, dejó algo claro: el Congreso es capaz de gastar casi S/ 10,000 en turrones para celebrar una fiesta religiosa. Entiendo que a muchas personas -a una enorme mayoría, para ser más sensato- les gusta acudir a una procesión para celebrar que un movimiento telúrico no tumbó una imagen. Las personas son libres de creer en lo que prefieran y nadie debe tratar de imponer esas creencias. Sin embargo, gastar casi trece sueldos mínimos provenientes del fondo del Congreso en la compra de un dulce de harina bajo pretextos religiosos sí es algo que debería ser cuestionado. Y mucho.

Los turrones son solo la punta del iceberg de gastos del parlamento peruano. Docenas de reportajes televisivos e investigaciones han demostrado que al momento de comprar dulces, canastas, pavos y pasajes con todo pagado al extranjero para “sortearlo entre los trabajadores” (aunque luego estos afirmen que no tenían ni idea de la existencia de estos viajes), el Congreso es generoso.

Traté de resumir todos estos gastos en el siguiente video

De todas las adquisiciones, la más preocupante es la de las computadoras. Ojo: no lo digo yo, lo dice la Contraloría. Casi cinco millones de soles en la compra de 980 computadoras a una empresa ubicada en un pueblo joven de Trujillo representan “un riesgo”. 

“La presidenta del Congreso, Luz Salgado, informó que la Contraloría General de la República reportó una situación de “riesgo” en la compra de computadoras hechas por el Parlamento Nacional a una empresa sin movimientos bancarios, en una transacción que fue denunciada por la prensa“.

Si deseas enterarte de todos los detalles de la compra de computadoras, te recomiendo revisar esta publicación completa

Todo lo que aún no sabes sobre el escándalo de las computadoras que compró el Congreso

Lo dije en el video y lo vuelvo a decir: son S/16 millones gastados en cuatro meses de gestión. Faltan cuatro años y medio.